2

La palabra cuerno cuenta con numerosas acepciones, desde el cuerno de los animales y las antenas de los atrópodos hasta instrumento viento e infidelidad matrimonial, pasando por las puntas de la luna cuando está en cuarto creciente o menguante. En este sitio ya hemos tenido algunas preguntas referentes a las acepciones y frases hechas con esta palabra:

Así que ahora nos vamos a centrar en otras de las expresiones que se pueden crear con esta palabra, a saber:

al cuerno

  1. loc. adv. coloq. a paseo. Lo tuve que mandar al cuerno. Váyase usted al cuerno.

irse algo al cuerno

  1. loc. verb. coloq. Fracasar, frustrarse, estropearse. Su negocio se ha ido al cuerno.

Estas dos expresiones (y no sé si me atrevería a añadir y un cuerno, que expresa "negación o rechazo") deben de provenir de alguna de estas acepciones, indicando un sentido negativo de la palabra, o tal vez provengan de alguna otra expresión similar.

Así que el caso es saber, ¿a qué cuerno nos tenemos que ir cuando nos envían al cuerno?

Vete al cuerno, grandísimo reaccionario, que lo que es a mí no me encadenas tú...

Benito Pérez Galdós, "Miau", 1888 (España).

1

Expongo aquí mi teoría, mas aceptaré gustoso cualquier otra explicación razonable.

TL;DR: Se refiere a los cuernos del toro.

Revisando el Autoridades de 1729, me encuentro con la siguiente entrada:

Verse en los cuernos del toro. Phrase que explica hallarse en grave peligro de padecer algún gran daño, ù de perder la vida. Dicese por alusion de los que en las fiestas de toros se hallan en aprieto, de que se libran dificilmente.

Esta frase hecha, que todavía hoy perdura en el diccionario de la RAE, es bastante antigua, valga como ejemplo este fragmento:

¡A galanas!, no's caséys
por más que'l galán hos ame,
que'l buey suelto se lame.

Mirad que hos digo verdad
que vays al cuerno del toro,
pues sabéys que libertad
no se paga con thesoro.

Juan de Timoneda, "Cancionero llamado Sarao de amor", 1561 (España).

En este texto podemos ver el uso de "ir al cuerno del toro" en el sentido de "os estáis metiendo en verdadero peligro" y usando cuerno en singular, en vez de cuernos. Entiendo que de aquí pudo surgir la expresión "irse al cuerno [del toro]" para indicar que algo ha fracasado (el toro lo ha embestido) o "váyase al cuerno" para desearle un mal a alguien (así te embista el toro con el cuerno).

Los primeros casos escritos los he visto, en todo caso, en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España, en ejemplares de mediados del siglo XIX.

Quien por sí su suerte labra,
se finje fiel al gobierno
y luego le manda al cuerno
olvidando su palabra,
por vueltas que dé la noria
al fin se llena de gloria.

La Posdata (Madrid). 25/11/1844, página 3.

El problema que le veo a todo esto es que la expresión "estar en los cuernos del toro" data del siglo XVI, mientras que mandar a alguien o algo al cuerno no parece darse hasta el siglo XIX. Con tres siglos de por medio es posible que la expresión se refiera a otro tipo de cuerno. Mas esta me ha parecido una explicación plausible, así que la plasmo como respuesta.

| improve this answer | |
1

Es probable que la alusión tenga que ver con los cuernos del diablo.

Por lo que mandar a alguien al cuerno equivaldría a mandarlo al diablo

Se sabe que representación demoníaca tuvo influencias históricas de seres de la mitología griega, tales como el fauno Pan

Tal relación puede leerse en Cuernos, pezuñas e infierno: el diablo en la época medieval

Classical influences also played a role in the development of the Christian ­devil. As Christianity took root in the Roman world, early worshipers rejected pagan gods and believed them to be evil spirits. Pan, half goat and half man, was a lusty god of nature whose carnal appetites made him easy to associate with the forbidden. His goat horns and cloven hooves became synonymous with sin and would later be adopted by artists in their horrific images of the devil.

Las influencias clásicas también jugaron un papel en el desarrollo del diablo cristiano. A medida que el cristianismo se arraigó en el mundo romano, los primeros adoradores rechazaron a los dioses paganos y creyeron que eran espíritus malignos. Pan, mitad cabra y mitad hombre, era un dios lujurioso de la naturaleza cuyos apetitos carnales lo hacían fácil de asociar con lo prohibido. Sus cuernos de cabra y sus pezuñas hendidas se convirtieron en sinónimo de pecado y luego serían adoptados por artistas en sus horribles imágenes del diablo.

| improve this answer | |

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.