5

Después de hacer esta pregunta me he dado cuenta que ahora sé como se denomina el término "portmanteau" en italiano, pero no tengo ni idea de cómo se hace en castellano.

En este artículo de Wikipedia se puede leer que la terminología "portmanteau" o "portmanteau word" se usa en lingüística para referirse a este concepto:

A portmanteau (/pɔːrtˈmæntoʊ/, /ˌpɔːrtmænˈtoʊ/) or portmanteau word (from French porte-manteau) is a linguistic blend of words, in which parts of multiple words or their phonemes (sounds) are combined into a new word, as in smog, coined by blending smoke and fog, or motel, from motor and hotel. In linguistics, a portmanteau is a single morph that is analyzed as representing two (or more) underlying morphemes.

En la página web de Termcat he visto que en catalán se usa la terminología "mot creuat" para denominar este fenómeno lingüístico, pero la única traducción al castellano que aparece es "acrónimo", que pienso que no es exactamente lo mismo. Además, no existe el artículo de Wikipedia en castellano correspondiente al del inglés "Portmanteau".

Por todas estas razones, mi pregunta es: ¿qué terminología se usa en castellano para el concepto "portmanteau" en lingüística?

4

Una opción es "acrónimo", según la segunda acepción del diccionario:

acrónimo

  1. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging).

También en Wikipedia

[...] un acrónimo [...] puede ser un vocablo formado al unir parte de dos palabras. Este último tipo de acrónimos funden dos elementos léxicos tomando, casi siempre, del primer elemento el inicio y del segundo el final, como bit (Binary digit) o transistor (Transfer resistor).

El significado de un acrónimo es la suma de los significados de las palabras que lo generan. Por ejemplo, el término telemática procede de telecomunicación e informática, que a su vez es acrónimo de información y automática.

[...] Los acrónimos pueden componerse de dos sustantivos: motel, del inglés motor-hotel; de un adjetivo y un sustantivo: docudrama, de documental dramático; o de dos adjetivos: spanglish, de spanish e english.

Recojo también de este artículo: De pelirrojos y aguafiestas: los acrónimos o portmanteaus (énfasis mío)

la etimología de la palabra portmanteau en realidad viene del francés porte-manteau (porter, llevar, y manteau, manto), que es un perchero, un portmanteau era una maleta que se abría en dos secciones iguales en tiempos de Carroll, por lo que la analogía de portmanteau como palabra combinada y como dicho baúl de viaje era en realidad muy elocuente.

Por lo tanto, un acrónimo o portmanteau fusiona tanto los sonidos como los significados de sus componentes.

[...] Muchas palabras muy comunes en el idioma español son acrónimos, aunque tal vez no nos demos cuenta de una vez; por ejemplo son acrónimos «pelirrojo», «medianoche», «salvoconducto» o «boquiabierto».

  • Me llama la atención que no se haya buscado una terminología más específica porque "acrónimo" me hace pensar en otra cosa. – Charo Jan 14 at 16:49
  • 1
    De hecho, si buscas ofimática en el diccionario, la etimología te dice que es un acrónimo. No era consciente de esa segunda acepción de la palabra. Interesante respuesta. :-) – Charlie Jan 14 at 21:05
  • @Charlie: Sí, el DLE cualifica como acrónimos algunos neologismos como ofimática o bit. Pero no lo hace con otras palabras como cantautor, pelirrojo, etc. – Charo Jan 15 at 12:10
  • @Charo a lo mejor es ser demasiado puntilloso, pero ¿puede ser porque un acrónimo se compone del principio de una palabra y el final de otra? En cantautor la segunda palabra ("autor") va íntegra (no es el final de la misma), y con pelirrojo tanto "pelo" como "rojo" van enteras las dos. – Charlie Jan 15 at 12:14
  • @Charlie: He aprendido que en Italia es un concepto que se usa en pasatiempos de tipo "acertijo" como, por ejemplo, crucigramas (lo que en italiano se llama "enigmistica"). Pero en España no tengo ni idea de si es así. Tampoco parece que tengamos ningún diccionario de juegos o diccionario de lenguas imaginarias (este mecanismo también es frecuente entre los inventores de palabras). – Charo Jan 15 at 12:46
2

En la biblioteca virtual Cervantes he encontrado este interesante artículo de Pedro Álvarez de Miranda (Universidad Autónoma de Madrid), titulado "Acrónimos, acronimia: revisión de un concepto".

El él se explica que, tal como ha indicado Diego en su respuesta, los términos "acrónimo" y "acronimia" se utilizan en efecto para describir este fenómeno lingüístico. En particular, se da la definición que hizo de este concepto Manuel Casado Velarde en 1999:

Por acronimia se entiende aquí el procedimiento morfológico consistente en la formación de una palabra a partir de dos o –muy raramente– tres unidades léxicas, estando representada, al menos una de ellas, por un fragmento (una o más sílabas) de su significante; la primera, por el fragmento inicial de su significante, y la última por el fragmento final del suyo: docudrama (< documental + drama), eurocracia (< europea + burocracia).

Pero el autor se queja de lo que más o menos he dicho yo (mucho peor expresado) en mi primer comentario a la respuesta de Diego:

      Suelen señalarse como rasgos característicos, o al menos deseables, del lenguaje científico la precisión y la monosemia. Ocurre sin embargo que, en la práctica, el vocabulario técnico no siempre goza de esas cualidades, ni siquiera –tentado estoy de decir: menos incluso– el de la Lingüística, una disciplina que en la adopción de metalenguaje propio no parece que pueda contar entre sus logros, como tal vez cabría esperar de ella, el de haber predicado con el ejemplo.

      No escasean las ocasiones de hacerse reflexiones como esta, pero hoy quisiera detenerme tan solo en un caso de polisemia que me parece bastante perturbador, y acaso evitable, toda vez que, hasta donde se me alcanza, afecta sobre todo al tecnicismo español, y no, o no tanto, a los términos hermanos de otras lenguas. Me refiero al problema que plantean las palabras acrónimo y acronimia. No deja de causar cierta perplejidad que hoy puedan llevar la misma etiqueta formaciones tan diferentes entre sí como ecuatoguineano y sida.

Tanto es así que Álvarez de Miranda acaba utilizando en este artículo el vocablo inglés "blend". A propósito de la aceptación de la terminología "acrónimo" y "acronimia" entre los lingüistas, este autor explica:

      Unos autores lo han adoptado y otros no. Entre los primeros, por ejemplo, Ramón Almela (1999: 205-210); entre los segundos, Félix Rodríguez González, al que le parece «muy poco acertado» (1989: 359; cfr. asimismo la valoración negativa de Rainer, 1993b: 39). Lo mismo opina Rainer, quien en su libro, escrito en alemán, habla, naturalmente, de Wortmischung, y de los Akronyme junto a las siglas (1993a, 87-90, 701-702, 705-709). Pharies (1987), que también se ha ocupado de esta clase de palabras en español, no tiene problemas, porque lo hace en inglés y emplea blending.

El artículo indica una serie de terminologías alternativas:

      Para designar el mecanismo formativo de los blends se han manejado en español diversos términos: en la traducción del libro de Lang encontramos "«combinación»" (1992: 258); Urrutia habla de "«reducción de lexías compuestas»" (1978: 254); Emilio Lorenzo empleó ocasionalmente "«soldadura»" (1996: 205). En cuanto a los resultados, también han recibido diversos nombres: Seco optó en 1977 (190) por palabras-telescopio (como en inglés telescope word o telescoped word); la imagen de la «maleta» o el «baúl» -menos feliz, en mi opinión, que la del «telescopio»- ha circulado más en otras lenguas, desde que Lewis Carrol inventó las portmanteau words, y así tenemos, en francés, mot-valise, mot-portemanteau, y en el mismo idioma télescopage o el muy gráfico mot-centaure; Migliorini propuso en italiano parola-macedonia (1963: 15); Lázaro Carreter, en español, palabras entrecruzadas (1971: 62), y Rodríguez González (1989) cruces. Pero la idea de «cruce» nos lleva, con peligro de confusión, a fenómenos de interferencia en los que entrarían la contaminación y la etimología popular. En fin, Harold Wentworth (1933) contó hasta 29 maneras distintas de llamar en inglés a las portmanteau words, maneras entre las que, por cierto, no estaba acronym.

El autor acaba exponiendo cuál es la opción que prefiere para denominar este mecanismo:

      Ante semejante despliegue resulta difícil elegir. El término «combinación» puede ser válido, pero personalmente me inclinaría por otro que aún no he mencionado y que en mi opinión lo es más. Me refiero a fusión, que Seco sugiere como equivalente de blend en el artículo dedicado al anglicismo paralímpico de su Diccionario de dudas (1998). Tienen la ventaja, ambos, de servir tanto para el procedimiento como para los vocablos a que da lugar.

  • Me encanta el "neblumo" inventado por Juan Goytisolo. – Charo Jan 15 at 21:04

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.