4

Si a alguien le encanta el café, se le puede decir "cafetero." ¿Hasta dónde este mecanismo se puede extender? Yo pienso que se puede decir "Soy muy juguero" (me encanta tomar el jugo), "Mi hermano es súper telefonero" (a mi hermano le encanta usar el teléfono a cada rato), etc. Alguien me comentó aquí que "cafetero" sí, "juguero" y "telefonero", etc., no.

¿Estoy en lo cierto, y se pueden construir este tipo de palabras de manera general? Si no, ¿cuándo sí y cuándo no?

  • Sin embargo, pese a lo que enlaza @murderofcrows, hay muchas palabras en las que este sufijo indica afición a algo, incluso recogidas en el DLE: cafetero, niñero, futbolero... – Gorpik Oct 5 '18 at 8:16
4

No creo que puedan construirse palabras con -ero en este sentido de manera general porque el uso parece bastante limitado, pero eso es una cuestión del tipo de "qué vino primero, el huevo o la gallina": si no es natural usar -ero de esta forma, es porque no se usa así en muchas palabras, pero no se usa en muchas palabras porque no suena natural.

Algunas de las palabras a las que se añade este -ero designan aficiones socialmente bien reconocidas: el fútbol, el café, la cerveza. El caso de juguero, que OP menciona, no es muy reconocido, pero por mi parte lo encuentro totalmente natural; no así telefonero, donde la relación entre la palabra y el significado, si uno no la escuchó antes, es un poco más difícil de hacer.

Hablando de aficiones, en Argentina se le dice también motoquero (no *motero) al miembro de la subcultura de las motocicletas (= inglés biker). Pero por otro lado bicicletero es una persona que repara bicicletas o una estructura de metal para atarlas.

Otras de estas palabras en -ero no se refieren a aficiones sino a rasgos o tendencias de carácter: en mi dialecto se dice liero a una persona que tiende a complicar las cosas o a causar problemas (hacer lío o líos), teatrero al histriónico, al que sobreactúa o hace un drama de situaciones que no lo ameritan; la generación de mis padres dice espamentero al que gusta de hacer espamento (= aspaviento). De las acepciones de agorero no me consta que se use habitualmente ninguna salvo la primera, que también es un rasgo de carácter: el pesimista que siempre está prediciendo desgracias. Me da la impresión de que esta forma de usar -ero es un poco más productiva que la que se refiere a aficiones, pero la verdad es que semánticamente están muy cerca una de otra.

En fin, creo que el uso de -ero para indicar rasgos de carácter puede extenderse hasta cierto punto para indicar aficiones, pero no cualquiera, sino alguna afición (o actividad, o subcultura) que esté bien reconocida y delimitada socialmente o quizá ritualizada, como tomar café o cerveza, o el fútbol u otro deporte masivo.

| improve this answer | |
  • Creo que la forma más genérica de entender el sufijo -ero es para decir *el que tiene oficio relacionado con [sustantivo base]". De ahí, cafetero (que trabaja/hacer café) o cocinero (que se encarga de la cocina), bicicletero (que trabaja con o arregla bicis). De oficio a afición hay nada más un salto muy pequeño. – user0721090601 Oct 5 '18 at 15:35

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.