5

He notado que en uno de los libros que ahora leo, la costumbre es escribir la palabra cansancio sin la segunda n, es decir como cansacio.

Hoy, la única forma aceptada es cansancio, pero no tuvo que cambiar. El portugués y gallego mantienen la palabra sin la consonante nasal como cansaço(pt) y cansazo(gl).1

¿Cuándo apareció la forma cansancio? Si siempre convivía con la forma cansacio, ¿cuándo desapareció ese último?


1. El asturiano también tiene la segunda n, pero no podemos aprovechar con una comparación respecto al aragonés o catalán por usar estos sufijos diferentes, cansera(ar) y cansament(cat).

  • ¿De qué año es el libro que lees? ¿Está escrito por un autor español o hispanoamericano? – fedorqui 'SO stop harming' Mar 11 '18 at 8:11
  • 1
    @fedorqui es de 1493, así que adivina de qué lado ;-) – user0721090601 Mar 11 '18 at 8:38
  • Ya decía yo que no estarías leyendo algo de este siglo ;-P – fedorqui 'SO stop harming' Mar 11 '18 at 10:15
4

Revisando el NTLLE veo que desde 1495 en los diccionarios aparece cansancio, con la segunda n. Nebrija lo traduce como defatigatio y Covarrubias en 1611 lo define como "la fatiga del cuerpo". Solo un diccionario, el Bluteau de 1721, recoge cansacio. Curiosamente, es un diccionario de español-portugúes por lo que puede que se usara el término cansacio por influencia de este idioma, dado que el autor vivió dos tercios de su vida en Portugal.

Por otro lado, si buscamos en el CORDE vemos que hasta 1600 hay 559 casos de cansancio en 210 documentos, mientras que tan solo hay 37 casos de cansacio en 17 documentos. Hacia este siglo pues la palabra cansancio ya estaba asentada, pero si nos vamos un poco más atrás, restringiendo la búsqueda hasta el 1500 aparecen 41 casos y 17 casos, respectivamente. Restringiendo hasta el 1400 aparecen 11 casos y 9 casos. Y restringiendo hasta el 1300 aparecen 4 y 7 casos, que es cuando la tendencia se invierte y aparecen más casos de cansacio.

Por tanto, la versión con dos n debió hacerse más popular hacia el siglo XV, como se demuestra teniendo en cuenta que en 1495 ya aparecía así en los dicionarios.

| improve this answer | |
4

Es posible que el origen del castellano cansancio y del portugués cansaço no sea el mismo.

No existe ningún otro sustantivo derivado de verbo que utilice el sufijo -ncio para expresar un estado o acción, como cansancio a partir de cansar. El sufijo habitual es el femenino -ncia (como en vagancia, potencia, etc.), que proviene directamente del latín -ntia. En cansancio, y sólo en ella, ese sufijo cambia inexplicablemente de género.

Por otro lado el cansaço portugués utiliza un sufijo diferente. No conozco tanto portugués pero creo que este uso también es único, o bien se desprende figurativamente del uso de -aço como marca de golpe o movimiento violento (correspondiente a nuestro -azo): cansaço sería un "golpe de fatiga", un cansarse repentino y violento.

Hay otras palabras portuguesas que terminan en -ço pero éste corresponde al español -cio (del latín -tium), como en preço (esp. precio < lat. pretium), o bien resultan de una raíz verbal terminada en /s/ que proviene de una sibilante palatal (y que en español tendrá generalmente una -z-), como en abraço.

¿De dónde proviene la vacilación entre cansacio y cansancio? Quizá la primera forma, más antigua y cercana a la norma iberorromance, no sonaba del todo bien a algún oído y fue influenciada por la gran cantidad de sustantivos derivados con -ncia. Quizá esta influencia bastó para que la nasal se introdujera en la palabra, pero no tanto como para hacerla cambiar de género.

| improve this answer | |
  • Ambas respuestas son excelentes, pero tuve que escoger una y los datos de CORDE me ha hecho preferir mínimamente la respuesta de @Charlie . – user0721090601 Mar 13 '18 at 1:31

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.