7

El DLE recoge suripanta como

  1. f. despect. Mujer ruin, moralmente despreciable.
  2. f. desus. Mujer que actuaba de corista o de comparsa en el teatro.

Por otro lado he visto en el NTTLE que la primera vez que aparece es en el diccionario de 1925, con las mismas acepciones, pero en orden inverso:

Mujer corista en un teatro. || 2. despect. Mujer baja, moralmente despreciable.

En el CORDE apenas hay una decena de casos, de los que el más antiguo es de 1868 (Enrique Gaspar: La chismosa: comedia en tres actos y en verso: "... O en el teatro del Circo; porque él va allí a hacer el oso a una suripanta; ¡y digo! que la hace cada presente... ")

¿De dónde viene la palabra?

1

suripanta

Etimología

Acuñada como parte de un coro sin sentido por el escritor español Eugenio Blasco para la opereta El joven Telémaco, estrenada en 1866 en Madrid [1]

1. Hernández Vista, Eugenio (1972) "Un fenómeno concreto de semantización en español". Revista Española de Lingüística, 2(1):35–44

3

Por ampliar un poco la respuesta de @tjfuke, que solo cita a la Wikipedia, comentar que en el fichero general de la RAE vienen varias tarjetas que hacen mención a la palabra suripanta. Algunas nos confirman que la palabra fue, efectivamente, una invención de Eugenio Blasco para su opereta El joven Telémaco. Una en particular me hizo descubrir el siguiente texto que nos da más detalles:

No creó solamente un género Arderius, creó una docena de mujeres bonitas con una pierna al aire cada una; coristas de nuevo aspecto, a quienes el público les dió nombre. Por aquello de que cantaban en el Telémaco un coro en griego macarrónico en el que dominaba la palabra suripanta, que no quería decir nada, las coristas de Arderius se llamaron suripantas, y fueron lo menos la mitad del éxito del género y del teatro.

En la hemeroteca del BNE las primeras referencias a la palabra nos confirman su origen:

Saffo es una señorita que después de componer muy buenos versos en griego (y no como aquellos de Suripanta, la suripanta) se enamora como una desesperada y llega al estremo de echar los trastos á rodar.

Gil Blas. 18/10/1866, página 1.

Se pueden encontrar también ese mismo año algunas críticas a la obra del Telémaco que hacen mención al suripanta para referirse a la parte en la que el coro canta la palabra, mencionando que enlevá le public [sic] y comenzando a dar forma al significado posterior de la misma. Buen coro debía ser para levantar al público.

Como curiosidad, el tratado Lenguaje y discriminación sexual de Álvaro García Meseguer, de 1977, incluye la palabra suripanta con su acepción de "mujer ruin, moralmente despreciable", y el comentario "otro despectivo sin dual masculino".

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy