6

Tras leer esta pregunta: What is the difference between "De nada" and "No hay de qué"?

Me preguntaba, ¿de dónde viene la expresión "no hay de qué"? En concreto me interesa saber a qué hace referencia el "qué".

  • No estoy muy seguro de las etiquetas, si considerais que falta alguna por favor editad la pregunta para incluirlas :) – Brian H. Nov 6 '17 at 10:17
5

La expresión "no hay de qué" se usa desde antiguo seguida de diferentes verbos:

  • No hay de qué maravillarse deso (Quijote, 1605).
  • No hay de qué nos asombremos (Guzmán de Alfarache, 1599).
  • No hay de qué maravillaros de eso (Portacuentos, 1564).
  • No hay de qué hacerme á mí culpado (Rebelión y castigo de los moriscos, 1600).

Sin embargo, los primeros casos de la expresión sin verbo seguida son del siglo XVIII, y curiosamente no se usaba para responder a un gracias, sino a otra expresión:

D. Gil.: Señores, sea en hora buena:
            y recibid mi deseo
            de que os gocéis muchos años.
Novia: No es aqueste caballero
            mi esposo.
D. Gil: La cercanía
            me persuadió el parentesco;
            perdonadme.
D. Joaq: No hay de qué.

Ramón de la Cruz, "El reverso del sarao", 1766 (España).


Doctor: ¿Es usted el mayordomo?
Señor 2.º: No, señor.
Doctor: Pues se parece. Perdone usted.
Señor 2.º: No hay de qué.

Ramón de la Cruz, "La enferma del mal de boda", 1757 (España).

Así pues, el primer caso del CORDE conteniendo esta expresión se usó para una respuesta a una disculpa, por lo que "no hay de qué" significaría "no hay de qué disculparse". Ya entrado el siglo XIX vemos casos de la expresión tanto como respuesta a una disculpa como a un agradecimiento:

—Perdone V., caballero.
—No hay de qué...

Ramón de Mesonero Romanos, "Escenas de 1832", 1832 (España).


DON EDUARDO: Quede usted con Dios, señor don Pedro, y mil gracias de todos modos.
DON PEDRO: No hay de qué, amigo mío, no hay de qué...

Manuel Eduardo de Gorostiza, "Contigo pan y cebolla", 1833 (México).

Casos similares nos podemos encontrar en la hemeroteca de la BNE:

—Mil gracias por haberme sugerido esta idea, querido doctor. —No hay de que, señor conde.

Diario balear. 26/2/1830, página 4.


—Perdone usté caballero. —No hay de qué...

Cartas españolas. 5/1–29/3/1832, página 182.

Nótese que la expresión "no hay de qué" es lo suficientemente laxa como para poder ser completada con muchos y variados verbos, como se vio al principio de esta respuesta. Eso la hace muy versátil y por tanto susceptible de ser usada como respuesta para diferentes situaciones, aunque hoy día solo se suela usar para corresponder a un agradecimiento. En este caso, se puede entender que la expresión completa sería "no hay de qué dar las gracias".

  • tus respuestas son increíbles, si para mañana no te han sobrepasado (dudo bastante que alguien pueda dar una respuesta mas investigada y mejor redactada la verdad) te pongo el tic. – Brian H. Nov 7 '17 at 9:29
5

En mi opinión, tal y como yo lo entiendo, vendría a significar "no hay de qué estar agradecido", es decir, quitas importancia al asunto por el que te están dando las gracias.

En este aspecto se parece a la expresión más literal y quizás menos utilizada "no hay por qué darlas".

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.