3

Hemos investigado ya en otra pregunta que poner "yo" al final de una enumeración es solo cuestión de cortesía y no de lingüística:

Por razones de cortesía, es costumbre colocarlo en último lugar cuando forma parte de una enumeración: «Andrés, Quique y yo caminábamos entre las tumbas» (GaRamis Días [P. Rico 1986]); no hay, sin embargo, justificación lingüística para censurar su anteposición: «Te querrán tanto como yo y Leonardo D’Amaro te hemos querido» (Alegre Locus [Esp. 1989]).

Sin embargo, vamos a intentar profundizar y a tirar de historia. ¿Cuál es el origen de esta cortesía? ¿Surgió en algún momento de la historia del español o viene de antes? ¿Tuvo en algún momento la RAE alguna opinión más estricta sobre el tema? (Quiero decir, que en algún momento obligara a poner "yo" al final.) ¿Cuál ha sido históricamente la opinión de la RAE sobre este tema? ¿Siempre ha sido la misma (la actual)?

  • 2
    Recuerdo una pregunta similar en English Language & Usage, ya que en inglés ocurre algo parecido. Supongo que es una simple traslación al lenguaje de la cortesía consistente en dejar pasar a otra persona por delante al cruzar una puerta, por ejemplo, pero no tengo ningún dato. – Gorpik Sep 8 '17 at 11:18
3

Empiezo mencionando un refrán con el que a muchos nos han inculcado esta norma de cortesía: el burro por delante. Existen otras variantes:

  • El burro/borrico por delante, para que no se espante.
  • El burro/borrico delante, para que no se espante.
  • El burro/borrico delante para que el asno no se espante.
  • El burro/borrico delante y la carga atrás 1.

Una explicación de dicho refrán y su conexión con la costumbre de usar "yo" al final se puede encontrar acá:

Sin embargo, en la fraseología popular ha solido pesar más la concepción del borrico como un animal algo estúpido. Así, a los que anteponen el "yo" al resto de las personas gramaticales (*yo y tú, por ejemplo), se le dice aquello de "el burro por delante, que no se espante". Esta costumbre fue bastante común hasta el siglo XVIII, y Cervantes lo coloca antepuesto muchas veces. Sin embargo, la cortesía se fue imponiendo y en siglo XIX casi nadie se saltaba la norma. 2

En este otro sitio Centro Virtual Cervantes se menciona que además de lo relativo a la construcción de las frases, el refrán también inculca la cortesía de anteponer los demás a nosotros:

Procede señalar que este dicho «El burro por delante para que no se espante» también se emplea para referirse a quien trata de pasar primero por delante de los demás.

Por último, un ejemplo de como Cervantes anteponía el "yo" DON QVIXOTE DE LA MANCHA, p. 330, soportando lo que decía una referencia citada anteriormente:

que ayer determinamos yo y quatro zagales, los dos criados y los dos amigos mios, de buscarle hasta tanto que le hallemos;

Your Answer

By clicking “Post Your Answer”, you agree to our terms of service, privacy policy and cookie policy

Not the answer you're looking for? Browse other questions tagged or ask your own question.